¿SU PAREJA LE MIENTE? DESCUBRA LA VERDAD

 

 

Mentir no es simple, supone una creación de historias, vigilar lo que dicen para hacer certeza, acordarse los argumentos y vigilar bastante los movimientos corporales. O sea, mentir supone un enorme esfuerzo mental.

Pero, ¿por qué mentimos? Por vergüenza, miedo, inseguridad, falta de seguridad, baja autovaloración. Las mentiras en una relación de ninguna forma son justificadas, ya que para que un matrimonio perdure, debe existir amor, respeto, sinceridad, comunicación y honestidad.

Uno de los valores esenciales que se tienen que proteger para no perder a la pareja es la sinceridad. Cuando ésta se ve afectada, puede arruinar una relación.

Datos que debes tener en cuenta para saber si te mienten, y descubrir la verdad.

La persona que miente todo el tiempo, vive en persistente angustia de ser descubierto, y ese temor lo transporta a mentir otra vez lo que crea un círculo vicioso.

¿SU PAREJA LE MIENTE?  DESCUBRA LA VERDAD

¿SU PAREJA LE MIENTE?
DESCUBRA LA VERDAD

Claves para entender si te están mintiendo:

  • Los mentirosos acostumbran estar a la defensiva y es simple que se resistan a ayudar. La gente sinceras acostumbran estar dispuestas a ofrecer explicaciones.
  • Los que mienten acostumbran vigilar bastante la expresión de su rostro. Sonríen pero sin emoción. Los sinceros detallan una expresión facial normalizada.
  • También suelen evadir sentarse frente a quien interroga. Generalmente se sitúan de lado y cruzan brazos y piernas. Los que dicen la realidad no dudan en ponerse de frente.
  • Quienes mienten administran bastante los movimientos de las manospero mueven el resto del cuerpo. En ocasiones agudizan la voz, respiran intensamente o suspiran. Los sinceros enfatizan y mueven las manos al ritmo del alegato. Sus reacciones fisiológicas se detallan naturales.
  • Quienes mienten acostumbran usar expresiones imprecisas para distanciarse emocionalmente de los hechos. Para eso, acostumbran usar expresiones como “tal vez”, “algunos”, “la situación”.
  • También acostumbran ofrecer respuestas evasivas, piden que se repita la pregunta o incrementan las pausas para pensar las respuestas. Acostumbran comenzar con oraciones como “pues para ser sincero…” Los que dicen la realidad acostumbran responder de manera directa y sin pausas.
  • Alguien sincero puede emitir imprecisiones pero no dudará en volver a explicarlas si es requisito. Quienes mienten van a exponer muchas resistencias para llevarlo a cabo. Y no solo eso: puede que se le escapen datos que intente rectificar de manera rápida. Esos deslices tienen la posibilidad de ser pistas certeras, es bueno indagar en ellas.

Método eficiente para que te comenten la verdad:

Sin lugar a dudas el procedimiento más eficiente para conocer a una mentira y conseguir la realidad es una confesión. ¿Existen medios efectivos para obtenerla? Intenta hacer ocasiones opuestas que desestabilicen al sospechoso y provoquen “respuestas instintivas” que le hagan confesar, la simplicidad y efectividad de este procedimiento lo realiza servible en la vida diaria.

Observemos en este momento como se lleva a cabo, se compone de nueve pasos:

1- Se va a decir a la persona que hay prueba bastante para acusarle. Aunque sea dudoso.
2- Se le va a llevar al punto contrario y se le va a tratar como una víctima. Se buscarán argumentos para alejarle de la compromiso de lo que se le acusa.
3- Se va a impedir que se excuse. De esta forma impediremos que refuerce sus defensas.
4- A esta altura el acusado va a intentar mostrar las causas que le exculpan de la acusación. Cuando éstas son muy secundarias va a ser por lo general culpable.

5- Mostrar comprensión para incrementar su receptividad y bajar sus defensas.
6- Tranquilizar y ofrecer alternativas; tras la presión tienen la posibilidad de dejar en libertad el llanto. Sugerir entonces una imagen paternal y enseñar las configuraciones. Tendrán escasa conciencia de la circunstancia que enfrentar e van a intentar huir aceptando un “mal menor”.
7- Realizar una pregunta con dos respuestas en las que se asuma culpa, aunque una va a ser más aceptable, como “¿Lo hiciste por intención propia o te forzaron?”. El inocente negará o se enfadará, pero la presión va a hacer que el culpable responda sin sentir que se ha inculpado.

8- Dejar al acusado comentar de lo ocurrido. Si todavía no ha confesado, indudablemente al notar caer su coartada la presión lo lleve a cabo confesar.

9- Confesión.

Está claro. Son bastantes las causas para evadir que se propague la nociva cultura del engañopero ¿cómo conseguirlo? Los profesionales coinciden: en la prevención está la clave. Y en ella es primordial la educación y más que nada el ejemplo. Jamás es tarde. Tenemos la posibilidad de evadir caer en las redes de la civilización del engaño. Poseemos utilidades para eso. Sólo falta tomar conciencia y tener intención para trabajar en ello.