Detectives en la Ley 5/2014 de seguridad privada: una perspectiva laboral

Detectives en la Ley 5/2014 de seguridad privada: una perspectiva laboral

Según ha informado Ángel Arias Di¡ominguez.

La jurisdicción social ha sido pionera en el empleo de detectives. Sus informes, considerados siempre como pruebas testificales, se han empleado con regularidad y no han planteado más problemas prácticos de calado que aquellos que tienen que ver con su regular adopción, o la violentación de derechos, laborales o fundamentales, del trabajador.

La Ley 5/2014, de 4 de abril, publicada en el BOE el día siguiente, deroga la Ley 23/1992, aunque parte de sus ideas base van a tener pervivencia jurídica,  entró en vigor dos meses después, es decir, el día 5 de junio de 2104.

Detectives en la Ley 5/2014 de seguridad privada: una perspectiva laboral

Detectives en la Ley 5/2014 de seguridad privada: una perspectiva laboral

Se trata de una norma extralaboral, pero de su contenido se extraen ciertas pautas que pueden afectar a las relaciones laborales.

Pretende regular tanto la actividad de las empresas de seguridad privada y de los despachos de detectives, así como la actuación del personal de ambos, así cómo los aspectos que tiene que ver con el desarrollo de la actividad investigadora del profesional de la seguridad privada, esencialmente detective privado. De manera tangencial influye también tanto en los medios de investigación detectivesta que emplean los detectives como en el valor jurídico (incluso procesal) de sus informes.. Entre los aspectos más novedosos de la misma, destaca especialmente la forma y manera en que el detective debe proceder a realizar el informe que se le ha encargado, pues la norma incorpora expresamente los parámetros de constitucionalidad (proporcionalidad) que limitan la restricción de los derechos fundamentales.

La contratación de detectives profesionales por parte de los empresarios  es libre, muy similar, en su elección y funcionamiento, a lo que sucede en ámbitos tradicionalmente identificados como liberales. Todo empresario, individual o social, puede acudir libremente al mercado para contratar a los profesionales que mejor se acomoden a su necesidad. Las agencias de detectives juegan aquí un interesante papel en la oferta de los servicios que proponen.

Por lo general ese empresario también es quien concreta el ámbito de actuación del detective, el que acota y precisa a quién debe investigarse, sobre qué circunstancias, en qué espacio temporal y con qué pretensión. Es, por decirlo gráficamente, quien realiza el “encargo investigador”, delimitando el ámbito subjetivo, objetivo y material de investigación.

Deja tu mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*